El CBD, o cannabidiol, es un compuesto natural que se encuentran en la planta de cannabis. A diferencia del THC (tetrahidrocannabinol), el CBD no produce efectos psicoactivos. El CBD recoge los beneficios medicinales de la planta de cannabis. 

El CBD interactúa con el sistema endocannabinoide del cuerpo, que desempeña un papel crucial en la regulación de diversas funciones fisiológicas, como el sueño, el estado de ánimo, el apetito, el dolor y la inflamación. 

No, el CBD no produce efectos psicoactivos. A diferencia del THC, que es otro componente del cannabis, el CBD no tiene propiedades psicoactivas significativas 

El CBD está disponible en varias formas, como aceites, parches, cápsulas, cremas y comestibles. La elección del método de consumo depende de las preferencias personales y del propósito para el cual se está utilizando. 

 El CBD tiene propiedades antiinflamatorias, analgésicas, ansiolíticas, anticonvulsivas y reguladoras. Sin embargo, se necesita más investigación para comprender completamente todas sus aplicaciones 

En general, el CBD se considera seguro, pero algunas personas pueden experimentar efectos secundarios como sequedad en la boca, somnolencia en caso de dosis altas, o interacciones con ciertos medicamentos. Si estás tomando otros medicamentos es recomendable hablar con un profesional de la salud antes de comenzar a usar CBD. 

La dosis de CBD puede variar según la persona, su peso, tolerancia y la razón para consumirlo. Comienza con dosis bajas y ajusta según sea necesario.

Las pruebas de drogas suelen buscar THC, no CBD. Sin embargo, algunos productos de CBD pueden contener trazas de THC, por lo que es posible dar positivo en una prueba de drogas, especialmente con altas dosis o productos de baja calidad. Al elegir productos de CBD aislado de calidad, puedes esperar una mayor consistencia en la concentración del cannabidiol, sin riesgo de la presencia de THC u otros compuestos no deseados. 

× ¿Cómo puedo ayudarte?